0 EL CARDENAL DOMÍNGUEZ CUARTETO

1 – Pavadita

2 – El Rebenque Fatal

3 – Carnaval484558_172807369521246_1620944734_n

4 – Mis flores negras

5 – Humor negro

6 – Siga el corso

7 – El amanecer

8 – Tu palida voz

9 – Grillito

10 –

11 – Temblando

12 – Aquellas farras

Cardenal Dominguez Cuarteto – Reseña

El Cardenal Domínguez, con su cuarteto, rescata tangos y milongas ajenos al “grandes éxitos” y desconfía de los vicios del género. “ Karina Micheletto, Pagina 12.

Nota completa: http://www.pagina12.com.ar/diario/espectaculos/6-35438-2004-05-17.html

0 TANGOS DE LA CRIPTA – LOS ESQUIAFOS

Dos milongas Ponete si querés chaleco Estrecha fugaz Tayador Dos de oro Titán Me llegó la hora Visto Importados Carta sospechosa Punto y banca Cuatro copitas

Los Esquiafos – Tangos de la cripta:

Tangos de la Cripta contiene doce canciones cortas y contundentes que beben de la lírica del tango inmigrante de principios de siglo. Pese a que son composiciones propias, no faltan en ellas tópicos clave del viejo malevaje como la violencia callejera, el escolaso, la misoginia, la muerte, los celos, el engaño, la cárcel o el guapo de Mataderos.

Los esquiafos son:
Florencia Bonadeo – Voz
Martín Aloe – Voz y guitarra
Rodrigo “El poroto” Bonadeo – Voz y Guitarra
Lucas Kohan – Guitarra

Sello Canary High-Fidelity 2002 – Canary 005

 

Reseña del disco:

“…Los Esquiafos, un grupo de tango “purísimo” que fue hasta la década del 20 para abrevar en un sonido magaldiano, para muchos demodé: tres guitarristas/cantantes –Martín Aloé, Rodrigo Bonadeo y Lucas Kohan– acompañan a Florencia Bonadeo (una especie de Nelly Omar del 2000) para configurar un sarcástico grupo de tango pre orquestal, que parte de lo lúdico para contar historias tristes. “¿Por qué hacemos tango? Ni idea… en mi puta vida mi viejo me puso un disco de tango. Será porque lo respiramos en la calle”, introduce Aloé, también guitarrista de Cienfuegos y Mimi Maura.

Los Esquiafos interior

La historia comenzó hace dos años. Rodrigo y Florencia -.hijos de Diego Bonadeo– tenían una banda de jazz rock llamada Pupé y los Esquiafos, con la que se habían animado a un par de tangos y chacareras, aunque sin una identidad definida. “Era una banda de entrecasa, una postura que mantuvimos en el origen, con el que arrancamos tocando en milongas y sin muchas perspectivas de futuro. Así fue hasta que un viejo productor me invitó a bailar en una milonguería y se enteró de lo que estábamos haciendo”, dice Florencia. El productor les proporcionó la posibilidad de grabar un primer demo con seis canciones, que luego fueron arregladas por Lucas –un guitarrista admirable– Los Esquiafos Contratapapara definir el primer disco, Tangos de la Cripta. “Lucas fue el responsable de transformar temas parrilleros, de payada, en canciones mucho mejor arregladas, aptas para grabar…”

Por Cristian Vitale
Diario Pagina 12 / Espectáculos / 23 de octubre de 2002
http://www.pagina12.com.ar/diario/espectaculos/6-11849-2002-10-23.html